La Importancia de los idiomas en la Hostelería y la Restauración


La Importancia de los idiomas en la Hostelería y la Restauración

Es difícil encontrar un tema de discusión en el que todo el mundo esté más de acuerdo dentro del mundo de la hostelería como es la importancia del dominio de lenguas extranjeras. Si se quiere ser competitivo dentro del mundo turístico, desde el camarero hasta el más alto gestor hotelero deben expresarse con soltura en inglés y tener conocimientos de una segunda o tercera lengua extranjera.

Pero comencemos por el principio. ¿Cuál es la razón de nuestras deficiencias en el aprendizaje de lenguas extranjeras? La enseñanza de los idiomas en nuestras escuelas ha tenido como objetivo los aspectos gramaticales (repetidos curso tras curso) y ha descuidado el apartado oral. Si a eso le sumamos la negativa influencia del doblaje de series y películas en nuestros canales de televisión y en los cines tendremos como resultado una preocupante falta de competencias lingüísticas extranjeras.

Pero se atisban cambios positivos en el horizonte: Escuelas bilingües, programas en el extranjero para universitarios como el Erasmus y el Leonardo, cursos de inmersión lingüística en nuestro país, cursos de inglés y alemán turísticos, etc. No hay vuelta atrás, nadie lo pone en entredicho: si queremos ser competitivos con los nuevos países emergentes con precios más bajos, necesitamos mejorar la calidad del servicio. El inglés de chiringuito está dando paso al camarero que se mueve con soltura en dos lenguas y al recepcionista que puede hablar en alemán ofreciendo así un servicio personalizado y de calidad.

Es turno de las administraciones y de las empresas para destinar más recursos para la enseñanza de idiomas. Cursos y estancias subvencionadas en el extranjero, programas de intercambio y prácticas en hoteles y restaurantes fuera de nuestro país son algunos de los aspectos que necesitan ser reforzados.

Nuestros hoteles crean nuevos estándares de calidad y la fama de nuestra cocina se extiende rápidamente. El sol y nuestro carácter siguen estando ahí, no han cambiado. Hay que dar un servicio de calidad que nos distinga y que atraiga a una clientela con poder adquisitivo. Este es un mundo en constante cambio. El que se adapte más rápido se hará con la mejor parte del pastel. Y pastel en inglés se dice cake, en francés gâteau y en alemán Kuchen.

 

                     Fran Berrocal. Docente Lengua Inglesa. CIOMIJAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s